El ermitaño adivino

Un ermitaño que vivía a veces en una cueva y otras veces hasta dormía en el follaje donde le cayera el sueño, estaba bendecido con el don de la adivinación. Por lo que ciertas veces, algunas personas que lo conocían y que les habían contado de sus facultades, acudían a verlo, teniendo que sortear lo agreste e impenetrable del camino hasta encontrarlo. Generalmente estaba haciendo yoga en su caverna, u otras veces se las había arreglado para conseguir tintes de algunas plantas, con las que pintaba imágenes de fantasía, en que dejaba libre su total creatividad.

Pero cierto día, fue a verlo un rey de Grecia, el cual estaba marcado su destino, ya que otros adivinos le habían vaticinado que uno de sus hijos le daría muerte. Y le explicó al ermitaño los detalles de su caso, a lo que el adivino de la caverna, viendo en sus ojos la tragedia, decidió que no era conveniente alarmarlo. “Vaya tranquilo, su altesa…usted no va a ser asesinado por ninguno de sus herederos”, le dijo el ermitaño. Por lo que el rey, sabiendo de su habilidad infalible le hizo caso, no sin antes premiarlo con un puñado de rubíes.

A las dos semanas, en el palacio de dicho rey, anunciaban su muerte por intoxicación. Y efectivamente no fue asesinado por ninguno de sus herederos, sino que murió por la lasaña envenenada que le dio a probar uno de sus hijos, quien estaba desterrado de las ingentes posesiones hereditarias de aquel rey griego. Y el ermitaño efectivamente no se equivocó, y con los rubíes que le regaló el difunto rey se fue a la ciudad más cercana, y habiendo transformado su imagen de pies a cabeza se casó con una princesa, que por azares del desrtino era la hija del rey envenenado.

¿Qué son el Ostracismo y el Prevaricato?

El ostracismo es un término que significa destierro, pero profundizando un poco más….en la antigua Grecia, al final del gobierno de un rey se hacía una votación para saber si dicho gobernante había sido justo o injusto. Y precisamente los votos se hacían dentro de unas ostras -de ahí el término- y si resultaba que había sido injusto se le desterraba. Es decir, se le aplicaba el ostracismo.

En cuanto al prevaricato, se le denomina así al delito por parte de un juez, quien a sabiendas que está dando un veredicto injusto no repara en hacerlo.

Video del Ostracismo: