Narrativa vs Poesía

Definitivamente que este artículo solo podía ser escrito por alguien que ha experimentado los dos géneros, como es en mi caso. Recuerdo cuando empecé a escribir poemas. Sobre todo cuando tomé la decisión de escribir a diario poemas, motivado por el Premio Copé de Petroperú. Fue una experiencia exquisita. Escribía un poema cada día de nueve párrafos y en rima. Y al terminar cada uno, sentía un regocijo y una liberación sorprendente.

Pasaron los años y la idea de escribir una novela iba creciendo en mí y haciéndose cada vez más fuerte. Y fue entonces que a los 27 años decidí escribir mi primera novela. Por supuesto que no contaba todavía con una computadora, pero eso no fue impedimento para llevar a cabo mi propósito. Así que empecé a escribir en hojas rayadas tamaño oficio. Y “el mapa” con los detalles que iba creando estaban en hojas bond. Posteriormente fue que se compró una computadora en mi casa, y fue entonces, terminando mis estudios  superiores que logré culminar dicha obra.

Con mucho esmero fue que hilvané las demás novelas que tengo y que están esperando salir a la luz, pero es que también no es tan fácil publicar en el Perú. Y me refiero a lo costoso que representa pagar los servicios de una editorial y poder ver en papel físico tu obra publicada. Solo nos queda tener fe en algunas editoriales grandes que tendrán que aprobar tu obra para así verla publicada. Sin embargo, también están los concursos literarios que premian a los ganadores, pero que es como una lotería.

Posteriormente y debido al factor costo fue que me animaron a publicar libros de cuentos. Para ello fue más cómodo en esfuerzo, ya que al escribir 10 cuentos, ya tenía mi cuentario listo para pasar por el proceso de edición. Sin embargo, como en el caso de la novela también representa un costo, que muchas veces no está a la mano de una mayoría. Por lo que uno se ve en la necesidad de buscar a las editoriales pequeñas para que nos hagan el favor de imprimirnos una pequeña cantidad de libros.

Si me preguntan con qué género me siento más identificado. Pues hace 10 años era la poesía; sin embargo, es con la narrativa con que he podido construir historias y crear personajes. Por lo que se ha convertido en un género especial que me ha cautivado. No obstante, en fechas como el Día de la Madre, que a muchos se nos da por escribir un poema alusivo, es que uno comprende que la poesía sigue latente en nuestro gusto, y que está ahí esperándonos. Para continuar cautivándonos. Aún conservo mis poemas y sé que en cualquier momento puedo continuar creando más.

Por lo tanto, la narrativa y la poesía tienen cada cual lo suyo. El magnetismo que puede generarnos César Vallejo, también lo puede generar Abraham Valdelomar y Mario Vargas Llosa. Solo es cuestión de dedicarle un tiempo predefinido a cada género. Y si quieren sentirse escritores completos como lo siento yo, escriban poemas, cuentos, novelas, artículos, etc. Todo lo que puedan, ya que como diría Gabriel García Márquez: “Lo importante es mantener el brazo caliente”. Así que buena suerte y a seguir creando estimados escritores del mundo.

Dios

(Poemario: “Paranoia Verde”)

Teniendo el poder más grande,
no lo busquen en relicario,
su presencia universal se expande,
eso confirma su gran vicario.
Gente ignorante siempre quiso,
con falsos dioses reemplazarte,
pero lo único que hizo,
fue a la larga enojarte.
Disculpa señor a los pecadores,
que a tu casa no acuden,
muchos de ellos oradores,
que a tu clero lo eluden.
El cielo y la Tierra creaste,
poblándolo de criaturas,
en seis días acabaste,
descansando luego en las alturas.
Espectador de tu creación,
omnividente de lo que pasa,
¿será acaso la evolución?
¿por qué la sociedad fracasa?
Señor, ayuda al ser humano,
ilumínalo de sus errores,
ya que si no le das la mano,
ese es el peor de sus temores.

El Castellano

(Poemario: “Paranoia Verde”)

 

Reconocida lengua romance,

idioma de admiración,

aquel que tu dominio alcance,

merece real coronación.

Qué abastecido es tu lenguaje,

un tesoro es tu vocabulario,

tus adeptos andan en carruaje,

adorno eres como escapulario.

La comunicación es muy práctica,

eso afirman sus hablantes,

incluso literal didáctica,

difundan eso por parlantes.

Quién hubiera pensado,

que la lengua nativa de Roma,

cuando nadie lo había avisado,

algo nuevo de Castilla se asoma.

Alfonso X fue discerniente,

pues, transporte de cultura inquiría,

y sin castañear ningún diente,

te eligió a ti ¿quién lo diría?

Terminaré diciendo enaltecido,

a Cervantes se le debe su difusión,

lástima no haberlo conocido,

pero, perduran sus obras como infusión.

Prosopopeya

(Cadáver Exquisito)

Gritan las piedras como alertó Cristo en medio de la muchedumbre incierta,

incierta es la fortuna de nuestros ancestros puestos a la luz de las estrellas,

estrellas colosales entre las que figura el sol nuestro astro titánico,

titánico anochecer que augura un adagio atiborrado de raices y catetos,

catetos inmorales que despliegan sus ejércitos de almas de ultratumba.

Ultratumba de duendes de obsidiana en fila india invisible,

invisible camino que irradia luces eclípticas de sonrientes mareas,

mareas de magma gélido y cascanueces de diamantes sórdidos,

sórdidos trópicos alrededor de la Vía Láctea con fantasmales y coléricos abismos,

abismos de los limbos melancólicos cuya gama de accesos son una ilusión lapislázuli.

Vate peruano Antonio Cisneros ganó Premio Pablo Neruda 2010

El poeta peruano Antonio Cisneros fue galardonado con el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda, con el cual es reconocido como uno de los escritores más relevantes en la lírica americana de los últimos tiempos. Dicha premiación fue entregada por el jurado en la sede de la fundación Pablo Neruda.

Los jueces estuvieron conformados por el ministro de Cultura, Luciano Cruz-Coke; el poeta peruano Arturo Corcuera; el poeta y traductor uruguayo Alfredo Fressia; así como las críticas literarias de Adriana Valdés y Delia Domínguez. Además del último ganador del premio, el bardo nicaragüense Ernesto Cardenal, quien por estar ausente opinó vía telefónica.

El flamante ganador, Antonio Cisneros, es el séptimo en recibir dicho galardón, el cual fue instaurado en el 2004 gracias a la iniciativa del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, que fue apoyada por la fundación Pablo Neruda, que otorga un premio de 30 mil dólares y su correspondiente medalla.

La premiación de Cisneros será realizada por el mismo presidente chileno, Sebastían Piñera, en ceremonia que se realizará en el Palacio de La Moneda como cada año el 12 de julio. Fecha en que se celebra el cumpleaños del Premio Nobel de Literatura de 1971. Dicha parafernalia es motivo de orgullo para los peruanos y constituye una prueba más que vale la pena apostar por la cultura y el arte.

Video de Antonio Cisneros:

La Poesía

Milenario arte de antaño,

con gotas de filosofía se hace,

ya verán que después de este año,

un parnaso increíble nace.

Quién puede superarte,

le pregunto al mundo entero,

es de sabios valorarte,

pues comprenden tu sendero.

Por miles de años hiciste,

sonreír y hacer llorar,

ya que para eso fuiste,

creado, para reflexionar.

Eres fotografía del sentimiento,

vanagloriado siempre será,

tu autor que con talento,

corazones duros ablandará.

En tu legión hay mil soldados,

cuya arma es la inspiración,

y ellos crean ahí sentados,

esperanza de vida como canción.

Si tu pasatiempo es escribir,

ya sea en verso o en prosa,

no tardarás en percibir,

el placer que tu alma goza.

Video de poetas peruanas:



Anacronías y Letras II

morfeoMorfeo me tiene aprisionado en su mazmorra,

trato de escapar pero no puedo.

Los cuervos vuelan encima de mi, oníricamente,

los dragones púrpura me persiguen

y ya casi me alcanzan, lanzando su fuego infernal.

La esperanza pierde vigencia, el destino cambia

de sendero, y me conduce hacia el bosque tenebroso,

donde la buena suerte no existe.

El destino de mis placeres carnales,

hacen que me vuelva puritano, pero esa vida no me corresponde,

mejor será volver a ser humano y pecar cada noche,

en compañía de cortesanas insaciables,

ex doncellas, que saben cómo encender el apetito concupiscente del  hombre,

desatando el libre placer entre caricias y besos de lujuria.

Sigue leyendo