¿Qué es el alfabeto?

El alfabeto, abecedario o abecé es el conjunto de las letras en orden de un idioma. Es el grupo de las grafías utilizadas para representar el lenguaje que sirve de sistema de comunicación. Su nombre deriva de las dos primeras letras griegas alfa y beta, las cuales en hebreo y en fenicio significaban “toro” y “casa”. Cabe señalar que el alfabeto griego es una adaptación del alfabeto fenicio, que también originó el hebreo entre otros.

Algunas letras pueden recibir uno o varios diacríticos con el fin de diferenciar los sonidos de la lengua o poder evitar las ambiguedades. De igual manera, el alfabeto puede entenderse por el uso de las letras suplementarias. Las evoluciones fonéticas de una lengua se crean a un ritmo diferente de la evolución escrita.

La escritura alfabética no garantiza una correspondencia unívoca entre fonemas y grafemas. En el castellano, el alfabeto también es llamado abecedario o abecé, que deriva de las primeras letras del mismo. En matemáticas, un alfabeto es un conjunto finito y ordenado de símbolos.

¿Qué hacer frente a los cambios que ha hecho la RAE en el castellano?

Realmente para muchos ha sido sorpresivo los cambios que ha realizado la Real Academia Española (RAE), en que se ha modificado muchos aspectos del castellano. Ya estábamos acostumbrados un sector a respetar los lineamientos que indicaban y que en determinado momento aprendimos: temprano o tarde, pero aprendimos. Sin embargo, ahora con lo que ha hecho la RAE tendremos que reorganizarnos en nuestro cotidiano decir y escribir.

Algunos de los cambios que se han hecho, como ya estarán informados es que la “i griega” ahora se llamará “ye” (cambio que ya se había hecho con mucha anterioridad); luego la “ch” y la “ll” han sido elimadas del alfabeto (otros desterrados); además “guion” ya no llevará tilde; prosiguiendo la “o” ya no llevará tilde entre números (lo que nos dificultará el entendimiento); y solo también se escribirá sin tilde. Son algunas de las variaciones que se han hecho en función del controvertido criterio de la Real Academia Española, por lo que se tendría que modificar las nuevas ediciones que salgan en su diccionario. Incluso el alfabeto ahora será de 27 letras.

Ahora, el problema está en que por el uso acostumbrado del castellano, nos será un poco difícil acordarnos de todas estas nuevas reglas y otras que estarán por ahí. Así que se me ocurre que tal vez sería bueno que prepararan talleres de lengua o castellano, en que pudiéramos aprender todos los cambios que ha sufrido nuestro mil veces maldecido idioma de Castilla, ya que nos sería muy útil sobre todo al momento de escribir. Verbigracia, en estos precisos momentos yo de repente estaría violando las nuevas reglas de escritura. Así que a poner empeño y hacer lo posible por adaptarnos a las nuevas variaciones en el nuevo castellano.

23 de abril: “Día Internacional del Libro y del Idioma”

Este 23 de abril conmemoramos dos fechas importantes, como son El Día Internacional del Libro y el Día del Idioma. Al parecer estas dos fechas van de la mano y están relacionadas directamente, ya que a través de los libros se transmite la cultura por uno de los idiomas más hablados del mundo que es el castellano (por no recordar su procedencia). De tal modo que es importante rendirle homenaje a estos dos elementos que forman parte de nuestra cultura.

Como es sabido el representante del castellano es Miguel de Cervantes Saavedra, quien falleció el 23 de abril y por eso remembramos ese día como fecha cívica de nuestro idioma. ¿Te has puesto a pensar qué habría sido de nuestra civilización sin los libros?….Probablemente no habríamos avanzado en nuestra evolución, ya que es en los libros donde pasan de generación a generación todo nuestro conocimiento, así como las nuevas ideas y técnicas de todo lo que vamos descubriendo, creando e inventando.

Y hablando del castellano….¿te has puesto a pensar si realmente lo conoces y dominas como a veces algunos piensan?….Si tu respuesta es positiva, pues permíteme recordarte que el castellano tiene aproximadamente 100,000 palabras. Lo que significa que de saber el 1% significaría que sabes 1,000 palabras….¿conoces mil palabras?….ni yo mismo estoy cerca. Por tanto, no por nada al coger un diccionario grande, es tan voluminoso como lo apreciamos en peso y forma.

El Día del Idioma se celebra a partir de 1702 y el Día del Libro a partir de 1996. Esta fecha fue elegida por el fallecimiento además de William Shakespeare y el Inca Garcilazo de la Vega (efemérides). Por tanto, el 23 de abril es una fecha que debe servir de reflexión hacia nuestra cultura, ya que gracias a los libros y al castellano sabemos lo que sabemos, y sino estamos en la posibilidad y camino por saber. Más vale tarde que nunca.

Video de celebraciones del 23 de abril:

El Accidentado Castellano

Si Ud. sube a una combi cualquier día de semana, se dará con la rutinaria desdicha de escuchar tanto a los transportistas como a los mismos pasajeros, emplear mal muchas de las palabras y frases del  accidentado castellano, que por más que los letrados y el DRAE (Diccionario de la Real Academia Española) hacen sus esfuerzos por  regular, lo cierto es que a pesar de las nuevas tecnologías, ello no ha impedido que las nuevas generaciones,  y aún nuestros padres y abuelos utilicen mal la palabra hablada y escrita.

Pareciera que con la llegada de la modernidad hubiera traído consigo la licencia para equivocarse. Citemos nomás en internet con la difusión del MSN (Messenger), en el cual la juventud se escuda en la informalidad para no sólo cometer  errores, sino empeorarlos aún más. Y lo más preocupante es que los mismos comunicadores y profesionales o en formación,  incurren también en este atropello lingüístico.

Lo mismo pasa en la televisión de hoy, en que se aprecia errores ortográficos, pero que son creados precisamente en ese poderoso escudo de la informalidad, pues los cerebros creativos de aquellas licencias en el hablar y escribir, toman de eje los gustos y modas de una serie de factores que están presentes en el público objetivo, el cual en muchos de los casos es la incomprendida e irreverente juventud.

Sin embargo, este accidente al castellano no es de estos días, ni de hace una década. Si preguntamos a las personas de la tercera edad, ellos de seguro nos responderán que el argot y la replana son una especie de “legado”, que se ha transmitido de generación en generación oralmente. Y que sigue repitiéndose de manera vertiginosa e híbrida, tanto por chicos como grandes. Y la televisión en muchos de esos casos ha contribuido a su difusión contraproducente.

Pero esa “picardía” con que se viene creando cada vez más jergas y variantes del idioma, también es responsabilidad de medios de comunicación como la radio y los diarios. En la primera a través de la música mayormente, pues se transmite a través de la letra de muchas canciones los trágicos errores de dicción, semántica, etc. Y también  se presta para la lisura camuflada. Por su parte, en los diarios, sobre todo amarillistas, la jerga está en su garbanzal, ya que también cubiertos por la informalidad es que se asesina el arte del buen escribir.

Felizmente hay entidades como el DRAE y personalidades como el doctor Marco Aurelio Denegri, quienes vigilan y fomentan el buen uso del Castellano. Un idioma que ha sido lapidado y sigue siendo maltratado por muchos hispano-hablantes en todo el mundo, y a pesar que se dice que cuenta con 100 mil palabras en su haber, sigue habiendo personas que dicen en sus improvisados discursos “no tengo palabras que ofrecerles”, y de igual manera sigue habiendo personas que creen que dominan el castellano, cuando ni siquiera tienen en su memoria el 1%.

Por tanto, habría que reflexionar sobre este idioma que nos ha sido heredado por los españoles, el cual se nos ha impuesto como lengua oficial, pero de igual modo tenemos actualmente la libertad de aprender otros idiomas oriundos como el Quechua y el Aymara, pero que de seguro no podremos asimilar de igual modo por la cosmovisión occidental y alienante con que se nos ha formado a lo largo de nuestra vida.