KD: Los ojos de Dios (Resumen)

Peter WattsSe trata de un relato breve, apenas una escena: un pasajero de avión se encuentra en la cola ante la puerta de embarque. Antes de embarcar los pasajeros deben pasar por una máquina que lee sus pensamientos a fin de garantizar la seguridad del vuelo.

Sin embargo, la conciencia del protagonista no está limpia. Siente atracción por los niños y, aunque nunca ha hecho nada malo, la máquina revelará sus impulsos a los guardias, una violación de su intimidad que le resulta violenta y humillante.

De esta forma, el relato especula acerca de diversos temas: por una parte el equilibrio entre seguridad y privacidad, uno de los más habituales en la ciencia ficción. Son innumerables las obras que han planteado este problema y, como ellas, adopta la forma de un escenario en el que el equilibrio se ha roto en favor de la seguridad, violando la privacidad de los ciudadanos hasta el punto en que ni tan siquiera sus pensamientos están libres de escrutinio.

El segundo es más interesante por menos tratado: El protagonista se defiende diciendo que no ha hecho nada malo, pero eso no parece servir a los guardias que le dan acceso al avión bloqueando sus impulsos.

En definitiva, un relato breve y claramente especulativo más interesado en desarrollar unas ideas que un argumento.

Peter Watts

Dios

(Poemario: “Paranoia Verde”)

Teniendo el poder más grande,
no lo busquen en relicario,
su presencia universal se expande,
eso confirma su gran vicario.
Gente ignorante siempre quiso,
con falsos dioses reemplazarte,
pero lo único que hizo,
fue a la larga enojarte.
Disculpa señor a los pecadores,
que a tu casa no acuden,
muchos de ellos oradores,
que a tu clero lo eluden.
El cielo y la Tierra creaste,
poblándolo de criaturas,
en seis días acabaste,
descansando luego en las alturas.
Espectador de tu creación,
omnividente de lo que pasa,
¿será acaso la evolución?
¿por qué la sociedad fracasa?
Señor, ayuda al ser humano,
ilumínalo de sus errores,
ya que si no le das la mano,
ese es el peor de sus temores.

Anubis

(Mitología Egipcia)

Señor de la necrópolis (ciudad de los muertos, que se localizaba en la ribera occidental del Nilo). Encargado de guiar al espíritu de los muertos al otro mundo, “Duat”. Su nombre egipcio fue Anpu (inpu, lenpu, imaut o imeut). Los escritores griegos lo asociaban con Hermes. Los romanos lo reconocían en su mitología como Hermanubis.

Anubis era el antiguo dios de la Duat y está relacionado con la muerte y con la resurrección. Además era pintado de color negro, que representa la fertilidad. Se dice que cuando Osiris subió al poder en el mundo de los muertos, Anubis tomó un rol secundario, dedicándose a embalsamar los cuerpos de los faraones, guiarlos a la necrópolis y cuidarla con su vida. Sus sacerdotes usaban unas máscaras rituales con su figura.

Además, Anubis estaba encargado de vigilar junto a Horus, la balanza en la que pesaban los corazones de los muertos durante el Juicio de Osiris. Cierta bibliografía religiosa no le asigna padres, pero en los textos de las pirámides, su hija es Qebehut, quien era la diosa que purificaba al difunto. E incluso en los textos de los sarcófagos, Bastet o Hesat, eran su madre. Otros textos manifiestan que era hijo de Ihet (diosa de la mitología de Esna), también Ra y Neftis, de Seth y Neftis, de Sejmet e Isis, Osiris, y Sodepu.

Plutarco, fue quien escribió que era hijo de Osiris y Neftis. Osiris, habría dejado embarazada a Neftis (hermana de Isis) en vez de a su esposa. Supuestamente por estar ebrio, o porque Neftis se disfrazó de Isis. De tal manera que Neftis engendró a Anubis. También Anubis es considerado hijo ilegítimo de Seth (engendrado por Neftis). Por lo que Seth al enterarse de su nacimiento decide asesinarlo, pero Neftis entregó el niño a Isis (hermana y esposa de Osiris), quien lo protege y cría.

De tal modo, cuando Seth mata a Osiris, Anubis ayudará a Isis a resucitar al dios. Por lo que Anubis estaba encargado de embalsamar a los faraones y servirles de guía en la necrópolis.