Origen del Día del Padre

Este tercer domingo de junio, como todos los años le daremos un fuerte abrazo a nuestro viejito por su día. Es una buena oportunidad para demostrarle cuánto aprecio le tenemos, aunque deberíamos hacerlo todo el año. Sin embargo, ¿cómo surgió dicha iniciativa conmemorativa?

La idea de dicha celebración surgió gracias a la señora Sonora Smart Dodd, oriunda de Washington, Estados Unidos, quien quería de alguna manera reconocer a su padre que se hizo cargo de todos sus hijos al morir su esposa.

Fue en el año de 1909 cuando la señora Dodd hizo esta propuesta sin obtener buenas noticias y fue hasta el 19 de junio de 1910 en Spokane, Washington, fue cuando se celebró por primera vez el Día del Padre.

Ya adulta, Sonora vio en su padre un hombre valeroso, cariñoso y desinteresado, que había realizado todo tipo de sacrificios para sacar adelante a su familia. Debido a que su padre había nacido en junio, Sonora escogió el 19 de junio de 1910 como fecha para celebrar el Día del Padre en honor al suyo.

En 1924 el presidente Calvin Coolidge apoyó la idea y convirtió este evento en una celebración nacional.

Finalmente en 1966, el Presidente Lyndon Johnson firmó una proclamación presidencial que declaraba el tercer domingo de junio como Día del Padre en Estados Unidos. La mayoría de países del continente americano se sumaron también a dicho festejo.

En América Latina se celebra el tercer domingo del mes de junio, dónde se festeja a los tíos, abuelos y padres en general.

En España y en casi la mayoría de todos los países, dicho acontecimiento es el 19 de marzo con motivo de la festividad de San José, el padre de Jesús.

¡¡¡Feliz Día del Padre!!!

Ditirambo al Padre

Caballero magistral,

Diligente hasta el extremo,

Mi deseo no es astral,

Al decirte guía supremo.

En el sexto mes,

Te hago un poema,

Aunque sea una vez,

Mereces gran lema.

Apenas empiezo,

Aguantando el sollozo,

Sin ningún tropiezo,

La emoción es gozo.

Ya voy en la cuarta,

Y siguen las ideas,

Inspiración harta,

Esperando que leas.

Al filo de una nube,

Tu nombre se divisa,

La ilusión sube,

Con alegre sonrisa.

Hoy te celebramos,

Con whisky escocés,

Mañana te mandamos,

En barco francés.

Los años han pasado,

Arrugas en tu semblante,

Y cuerpo marchitado,

Un culto al caminante.

Tuviste todo un plan,

Monarca poderoso,

Con reina hacer un clan,

Luciéndote ostentoso.

Video de la historia del Día del Padre: