Del Atari al Play Station

Todavía recuerdo cómo en los años 80 la sensación era el Atari, que fue uno de los primeros videojuegos que uno podía divertirse desde una computadora, que por cierto también era un fenómeno de solo verla. En esas épocas no me preocupaba de las noticias ni de los eventos sociales, por tanto como corresponde todo el tiempo era dedicado al juego. En este caso a los videojuegos.

Durante esa década lo que se tenía a la mano y en acceso eran aquellas prehistóricas máquinas de Pimball, que teníamos que echarle fichas para tener nuestros cinco minutos de felicidad. Había juegos muy clásicos como el Pacman, o la carrera de un motociclista. Sin contar las conocidísimas guerras con naves. Aquellas máquinas se volvieron muy en demanda, ya que eran parte de nuestras diversiones.

Pasados unos años, en la casa de mis tíos jugábamos con el llamado Odissey, que era mucho más sofisticado. Con una consola digital y que había que insertarle un caset, además de unos mandos que tenían una palanca y un botón rojo. A pesar que visto desde los ojos de los años 2000 sería muy aburrido y anticuado, para ese tiempo era muy moderno y así lo recordamos.

Luego de años más tarde en los 90, como sabemos, surgió el famosísimo Nintendo, del cual desde el momento que cruzó la puerta de mi casa se volvió el juguete favorito de todos. Cómo no recordar al famoso Mario Bros, ya que el aparato en sí tenía incorporados juegos, pero también tenía una entrada por donde se podían insertar casets de juegos aparte.

Por ende, el negocio del Nintendo se popularizó, y aparte de haber tiendas que alquilaban los cartuchos de este juego, también surgió el Super Nintendo, que era una versión más avanzada y además el aparato era más grande. Y como imaginarán se abrieron tiendas donde se alquilaba para jugar el Street Fighter II y demás juegos que nos apasionaban.

Luego llegó el Tekken, el Neo-Geo y el Play Station. Cada cual con sus sorpresas y que volvió a los jóvenes y niños en viciosos. Tuve la oportunidad de trabajar en la tienda de un amigo y en la que tenía máquinas de Play Station, y en ese tiempo lo que más se pedía era el conocidísimo juego de Winning Eleven. Así que recuerdo que muchos jóvenes llegaban y pedían ese juego que consistía en partidos de futbol.

Los años han pasado y me he separado de esas diversiones. Sin embargo, he visto que en mi laptop hay juegos incorporados. Tal vez alguno de estos días me anime a jugar. A pesar que uno va creciendo y va teniendo distintos intereses, pero muchas veces por el tema laboral se aleja de las diversiones, y que aquel infante que todos tenemos dentro, de vez en cuando hay que sacarlo a flote. Así que empezaré a chequear aquellos juegos que están incorporados. No obstante, es muy difícil que superen al famosísimo Street Fighter II.

Memoria de los 80: ¿Qué recuerdos tenemos de la ciencia ficción los que somos base 3?

Primero se me viene a la memoria aquella película “La historia sinfín”, donde un aparente joven llamado Atreyu, a través de la lectura del pequeño Sebastián, vivirán las más increíbles aventuras en la tierra de Fantasía. Dicha novela adaptada al cine, fue escrita en 1979 por el alemán Michael Ende. Luego, otra de las inolvidables series fue “V Invasión Extraterrestre” (1983-1985), donde unos seres espaciales llegaron a la Tierra desde el planeta Sirio abordando 50 platillos voladores. Sin embargo, estos seres que aparentaban ser pacíficos, se tornan violentos, y es más, hacen desaparecer a la gente que está en su contra. Y la cereza de su torta es que bajo su apariencia de gente normal escondían su forma de reptil y comían ratas todo el tiempo.

Por supuesto que no se puede dejar de mencionar las películas de Alfred Hichtcock. Aquellas que daban tarde de la noche y que pocas veces nuestros padres nos dejaban ver, ya que al día siguiente teníamos que ir al cole y nos levantábamos medio zombis. Muchas de ellas solo recuerdo algunas escenas. Sin embargo, Hichtcock produjo películas desde 1922. Participando en ellas como director: “Número 13”, “El jardín de la alegría”, “El águila de la montaña”; y en televisión como productor: “Alfred Hichcock presenta” (1956-1958), “La hora de Alfred Hitchcock” (1964).

Otra serie que recuerdo es la de “Monstruos”, donde tenían siempre de pantalla a una familia que siempre salía y que era deforme y extraña. Uno de los capítulos que recuerdo es el la fiebre, donde una niña tenía este malestar, pero que ni médicos ni curanderos podían sanarla. Así que llegó un extraño hombre que decía que podía curarla, pero que la dejaran con la niña a solas en su consultorio que era un sótano. No obstante, un médico se mostraba muy escéptico a sus buenas artes de galeno. Por lo que se entrometió en pleno acto en que el curandero se estaba enfrentando cuerpo a cuerpo con la fiebre. Sorprendido, tendrá que luchar ahora él mismo contra aquella fiebre y más aún tomar el lugar del galeno moribundo.

Podría continuar narrando muchas otras películas de ciencia ficción, pero sin embargo, no podemos dejar de señalar que la mayoría de estas historias y películas provienen de los libros de ficción, y escrito por personas en cuyas mentes se desplazan ideas inefables y su imaginación vuela como el fénix, surcando las distancias de lo fantástico y de lo impredecible. Personajes como Julio Verne, fueron capaces de hilvanar las más sensacionales historias de aventuras como “Viaje al centro de la Tierra”, “20,000 leguas de viaje en submarino”, “La vuelta al mundo en 80 días”, etc. Verdaderas joyas de la literatura universal.

Y uno de los admiradores de este personaje fue como recordaremos el doctor Emmet Brown, interpretado por Christopher Lloyd, quien junto a Michael J. Fox bajo el papel de Marty McFly vivirán los más alucinantes viajes y aventuras en la película “Volver al Futuro”, cuya historia empieza en 1985 en Hill Valey, California, pero que desde que empieza la historia las peripecias transcurren una tras otra. Lográndose rodar tres capítulos de la película. Y sin embargo, una cuarta parte está por estrenarse, si es que ya no se estrenó en gringolandia. Bueno amigos, gracias por leer este artículo y recordar junto a mí estas series y películas de los 80.

Por supuesto que faltan muchas más como la trilogía de “El Regreso del Jedi”, que claro que no se puede obviar así nomás. Sin embargo, el objetivo de este post es motivar a la gente que le gusta escribir historias de ciencia ficción. No tenemos que ser superdotados para hacerlo. Simplemente dejar fluir nuestra imaginación y crear y crear a partir de cosas reales, o hasta desde cero con todo un mundo nuevo y alucinante.

 

Las peripecias de los treintones (agosto – 2008)

30 Quizá cuando leas este comentario te deprimas un poco, pero debes tener en cuenta que la verdadera juventud está por dentro, aunque suene a floro barato. Y que a todos aquellos y aquellas que ya no pueden decir “tengo veinti…veinti…..”, porque ya tienen treintaitantos. A todos ellos les expreso mi saludo, y les sugiero que disfruten de estos hermosos diez años que la vida les otorga. Tiempo en el que seguramente les vendrán recuerdos como la película de E.T. y la primera vez que vieron La Guerra de las Galaxias. Además recordarán algunos dibujos animados como Marco, Los Gobots, Meteoro, Mazinger Z, El Vengador, Ultra 7  y por supuesto a Bugs Bunny y todos los de Looney Toons.

Es más, recuerden las series cotidianas como Manimal, Sheriff Lobo, Hechizada, Los Monster, Los Locos Adams, las películas de Alfred Hichcott, o como se pronuncie, incluso la tan recordada Serie Rosa. Tantos programas de concursos como el Triki Trak y películas peruanas como La ciudad y los perros. Seguro en este momento sus cabezas están en retroceso hacia el pasado. Pero no podemos olvidar las cosas que aprendimos por experiencia propia, y las mismas que ya muchos les enseñan a sus propios hijos. Y todo porque actualmente el mundo de la información se ha globalizado, pero sin embargo, en aquellas épocas las cosas que aprendíamos mal en la calle, era porque en la casa no se tocaban ciertos temas que resultaban un tabú.

También recuerdo los tiempos de los apagones, donde nos sentábamos en la sala a la luz de una vela, y en mi casa lo que hacíamos era jugar a las adivinanzas entre todos. O hasta jugar Ocho locos con los naipes. Quién hubiera imaginado que nuestro futuro nos iba a colocar frente a una máquina (Internet), cuando a lo mucho mirábamos con envidia el espectacular –para esa época- juego de Atari. Quién iba a pensar que aquellas máquinas tragafichas serían desplazadas primero por el Nintendo y luego por el Playstation. Y que nuestro Plaza Sésamo sería actualizado por Barnie y los Backyardigans.

Y si hablamos de música, quizá muchos no éramos aún conscientes que estábamos dentro de una corriente musical que incluía una rivalidad entre el rock y la salsa. Sin embargo, ahora tenemos las radios ochenteras como Radio Oxígeno y Radio Zeta que nos recuerdan aquellas canciones inolvidables de grupos como Soda Stereo, Hombres G, Los Enanitos Verdes, Queen, MIchael Jackson, Madonna, U2, The Cure, Guns & Roses, Rolling Stones, etc, pero también en la salsa estaba el recordado animador Koko Giles, quien hizo vibrar a la juventud de aquellos años con grupos como Ruben Blades, Oscar de León, Willie Colón, Héctor Lavoe, El Gran Combo, quienes pusieron el sabor musical con sus canciones que ahora con vitrinas cotidianas del sonoro museo de las combis asesinas.

Como te habrás dado cuenta vivimos un cúmulo de experiencias que no podremos olvidar. Pero lo único que podemos hacer es contarnos mutuamente tales recuerdos como lo hacen constantemente nuestros abuelos. ¿Ahora los comprendes?. Toda esa información es tan importante como la que tenemos en la actualidad, y que nuestros hijos y sobrinos empiezan a internalizar. Así que si ahorita tuviera una copa de vino haría un brindis por los años 80s. Tiempo en que los que pisamos ahora la base 3 aprendimos el 60% de la información que hay en nuestro cerebro.

¡¡¡Saludos a los treintones y a vivir la vida amigos!!!

 

Video de los años 80s: