KD: Taxi driver sin Robert de Niro (Resumen)

Fernando-Ampuero 1Érase un par de taxistas que intercambiaban experiencias. Cada cual expresaba cómo les estaba yendo. Sin embargo, uno de ellos le daba consejos apartados de la honestidad. Le decía que les hiciera taxi a los borrachos, ya que en su estado de ebriedad le sería fácil quedarse con sus dineros. Por supuesto que el otro amigo, no estaba muy de acuerdo con aquellos consejos de delincuente.

         No obstante, el mal amigo no cesaba en “animar” al otro taxista para que lo imite y así, según él, se incrementarían sus ganancias. Su colega del volante, no estaba tan convencido. No obstante, entre las cosas que le decía el otro era que podía rebuscar entre sus ropas, y si despertaba podría argüir que estaba buscando algún documento que tuviera su dirección.

         Y por supuesto, como todo en esta vida, y sobre todo de noche, surgen experiencias como la que experimentó este primer taxista, quien le tocó una pasajera que no tuvo mejor idea de “aprovechar” la oportunidad y saciar sus “deseos orales”. Dejando al conductor con una sonrisa en el rostro, por tal ocasión inusitada.

         El mal amigo llamado Raimundo, siguió con su rutina de taxista malévolo, mientras que su amigo con una increíble mala suerte, no lograba concretar sus cometidos, y con pensamientos encontrados empezó a elucubrar sus próximas rutinas como taxista, ya sea dentro de lo correcto, u opacado por los malos consejos de su mal amigo.

Fernando Ampuero

Anuncios