KD: 2012: Locutor loco vs. Escritor héroe

2012

Todavía recuerdo aquella película de ciencia ficción “2012”, donde el tema central era la llegada del fin del mundo. Y dicho vaticinio en gran parte (según la película), se debía a investigaciones sobre cálculos realizados por los Mayas. Fue entonces que el 21 de diciembre de dicho año, empezó a desencadenarse un gran cataclismo. Un terrible desastre atiborrado por terremotos y tsunamis.

Fue entonces que entraron en escena dos personajes pintorescos. El primero fue un locutor radial que transmitía dentro de su vehículo de remolque, quien era Charlie Frost, el cual era encarnado por Woody Harrelson. Este personaje llama mucho la atención, puesto que a pesar que muestra un desequilibrio en su conducta, todo lo que cuenta llega a consumarse. Por otro lado, está el escritor Jackson Curtis, protagonizado por John Cusack, el cual, debido a que trabaja como chofer de un empresario multimillonario ruso, se entera sobre el fin del mundo, y que este último y sus hijos podrán salvarse, ya que este magnate, al igual que otros tuvieron que pagar “mil millones de dólares” (por lugar). Todo esto asombra mucho a Jackson.

2012 2

Por su parte, Charlie “ahogado en su locura”, decide quedarse y seguir informando y transmitiendo todo el terrible movimiento de la corteza, y a pesar que Jackson, le dice que los acompañe, Charlie no hace caso y se queda ahí, mirando la llegada de su propia muerte.

Decidí escribir este artículo, ya que cuenta con estos dos personajes, y que en la vida real muchas veces los vemos centrados en una misma persona. Generalmente se ve el caso en periodistas, personajes que alternan, dobletean o se las arreglan para desempeñar los dos roles, que a propósito son de singular importancia y que tienen un sabor empalagoso. Dos singulares oficios que se complementan.

2012 3

Luego de 9 años de haber visto la película, solo me queda pedir a Dios que nos salve de aquel nefasto día del fin del mundo. Y que si alguno de ustedes, tienen como trabajo estos dos oficios, siéntanse afortunados y bendecidos. Por tanto, aquel locutor orate, murió en su ley (en el film). Sin embargo, el escritor de esta película, al final quedó como un héroe, puesto que arregló aquello que les impedía cerrar herméticamente las compuertas, y que gracias a él se salvaron miles de personas, a las cuales se decidió que podían entrar. Esta película nos hace reflexionar sobre el fin de la humanidad, pero también sobre el humanismo, la solidaridad y la unión de los líderes mandatarios a nivel internacional. Y el papel protagónico del geólogo estadounidense, Adrian Hemsley (Chiwetel Ejiofor), alrededor del cual giró toda la película y quedó del mismo modo como un héroe, y como si fuera poco inició un embelesamiento con el finado padre del que iba a ser el último presidente de los Estados Unidos, Thomas Wilson (Danny Glover).

 

Anuncios