Diciembre: Mes telúrico de sorpresas, consumo y Papa Noeles por doquier

mesa redondaComo ya es habitual, llega diciembre y con él la temporada de compras compulsivas. Toda clase se gastos que la gente realiza para las fiestas de fin de año. Por un lado está la Navidad que trae consigo mucha batahola y movimiento de capitales. Se diría que en esta fecha el consumidor promedio a veces gasta más de lo que tiene, es decir, se endeuda.

Lo que más se prepara es la cena, donde se sacrifica a los pobres pavitos, o en su defecto pollos o cerditos. Es el momento en que quien cocina en la casa se luce con la comida y la diversidad de alternativas que hay pasando la Noche Buena.

Algo que no dejo de cuestionar es la tradición que en plena estación de verano, salen los que fungen de Papa Noel. De seguro que aquellas personas se están rostizando ahí dentro, y no les queda más que sonreír a los niños. Habría que confeccionar trajes más caniculares, es decir, un traje que sea más liviano y cómodo.

Y qué decir del Año Nuevo, donde a pesar que las autoridades en los últimos tiempos, advierten a las familias que eviten que los menores de edad manipulen los juegos pirotécnicos. E incluso hay sitios autorizados en que se expenden estos materiales que tienen su sello de calidad. No obstante, cuando llega la medianoche, quién sabe de dónde sacan tanto material pirotécnico, que parece zona de guerra.

Esperemos que este año las personas reflexionen y que actúen con responsabilidad. Que no sea una secuela de pérdidas humanas y que no tengamos que lamentar como en los casos de Mesa Redonda y Utopía.

Anuncios