Cuatro herraduras galopantes

caballo-de-troya

A lo largo de la historia otro de los compañeros inseparables del ser humano, aparte del perro, es uno que lo acompaña generalmente en las batallas. Una especie de cuadrúpedo que galopando va y viene. Un compañero equino que se sacrifica o así parece por su dueño. Así es. Se trata del caballo. Es tan popular que hasta le inventaron un baile jeje. Sin embargo, sin ánimos de banalizar el presente artículo me permito citar 7 caballos famosos que el mundo recordará por siempre: Pegaso (caballo de Zeus), Tomado (caballo del Zorro), Rocinante (caballo de Don Quijote), Babieca (del Cid Campeador), Sombra Gris (del Señor de los Anillos), Bucéfalo (de Alejandro Magno),  y Artax (de la Historia Sin Fin).

En fin, se dice que los primeros criadores de caballos fueron los habitantes de Kazajistán, hace 3600 A.C. Su nombre científico es Equus ferus caballus. Como recordamos están presentes como un elemento más en los clásicos tableros de ajedrez, como un arma de guerra. Y justamente ese ha sido su lugar desde su aparición en esta tierra, y le ha servido al hombre en millones de batallas. Como en la literatura universal, en que se erigió un ejemplar gigante de madera conocido como “El caballo de Troya”. Y por supuesto como ya hemos mencionado ha tenido su lugar en el cine, como aquellos caballos que participaron en la película Ben Hur.

Además, aparte de moverse en “L” en el tablero lúdico, también es símbolo de elegancia. E incluso oníricamente tiene su significado. Es decir que soñar con caballos es augurio que ganará una suma importante de dinero. Y si nos vemos cabalgando uno, es señal que tendremos una aventura amorosa. En fin, es solo un par de las variantes de su significado en los sueños.

En Perú tenemos el “caballo de paso”, que son conducidos por jinetes a los que llamamos chalanes. El chalán es un personaje que maniobra al equino con destreza y que incluso lo hace bailar al ritmo de una Marinera (baile peruano). Por tanto, al comer una lata de duraznos “Dos Caballos” nos acordaremos de aquellas criaturas galopantes que son parte de la cultura y que tanto nos han servido, a pesar que muchos han muerto en batalla como el caballo de Alfonso Ugarte, héroe peruano, quien se inmoló con el equino por defender nuestra bandera. Y muchos otros caballos de los tiempos actuales.

Anuncios