El arte de sobrevivir publicando libros

Una de las frases del fallecido escritor portugués José Saramago decía: “No busques trabajo. Escribe”. Tal vez ese dicho le fue factible a él sobre todo en sus postrimerías, pero para los nuevos valores e incluso escritores con cierta trayectoria les es complicado vivir o subsistir de la publicación y venta de sus libros. Sin embargo, de repente habrá personajes que gracias a su constancia han pasado al plano mediático y por lo tanto sus obras y su imagen son reconocidos y célebres.

Ellos de seguro que pueden darse el lujo de sobrevivir en gran parte de las ventas de sus publicaciones, pero no para la gran mayoría que permanece bajo la lupa o la microscópica mirada de los poquísimos lectores que nos siguen. Para nosotros que hacemos toda una labor de prestidigitación a la espera de algún mecenas que se apiade de nosotros. Nos es muy difícil. A pesar que haya una labor paralela entre la escritura creativa y el trabajo.

De seguro que aquellos que tienen el buen agrado de escribir por placer y se estimulan en los diversos concursos anuales o bienales que convocan siempre a un sector en busca de la prestancia, de la perfección técnica o al menos esa es mi apreciación.

No me queda más que desearnos mucha suerte y constancia. Perseverancia y disciplina, para todos los que tienen el valor de enfrentarse al papel o a la pantalla en blanco y dejar fluir toda su imaginación y capacidad creativa. Saludos para toda la comunidad creativa de escritores a nivel internacional, pero en especial para los escritores peruanos. Suerte a todos.

Anuncios