Los orígenes de Papá Noel

El legendario personaje rojiblanco, bonachón y barbudo ha crecido en los entornos de nuestras casas desde que tenemos memoria, pero…  ¿nos hemos puesto a pensar cómo surgió su leyenda o si en realidad vivió? No sea tan escéptico y permítame mostrarle algunos datos acerca de aquel viejito encostalado, a quien mil veces hemos negado como persona existente.

Papá Noel, Viejito Pascuero, Colacho o San Nicolás, son algunos de los nombres con que se le conoce en el mundo hispano al personaje que según la cultura occidental les trae regalos a los niños en Navidad. Él fue inspirado en un obispo cristiano de origen griego llamado Nicolás, que vivió en el siglo IV en Anatolia, en los valles de Licia (en la actual Turquía).

Su padre deseaba que siguiera sus pasos comerciales en el Mar Adriático, mientras su madre pretendía que fuera sacerdote como su tío, el obispo de Mira (antigua ciudad griega). Lamentablemente, la peste se llevó a sus padres, mientras trataban de ayudar a los enfermos de su ciudad. El muchacho, conmovido con la desgraciada situación de su gente ante semejante enfermedad, repartió sus bienes entre los necesitados y partió hacia Mira para vivir con su tío y ordenarse como sacerdote, cosa que logró a los 19 años.

Su mítica fama de repartidor de obsequios se basa en otra historia, que cuenta que un empobrecido hombre padre de tres hijas, no podía casarlas por no tener la dote necesaria. Al carecer las muchachas de la dote parecían condenadas a ser “solteronas”. Enterado de esto, Nicolás le entregó, al obtener la edad de casarse, una bolsa llena de monedas de oro a cada una de ellas. Se cuenta que todo esto fue hecho en secreto por el sacerdote, quien entraba por una ventana y ponía la bolsa de oro dentro de los calcetines de las niñas, que colgaban sobre la chimenea para secarlos.

El nombre que hoy en día recibimos de Papá Noel, procede de Finlandia como San Nicolás y ha llegado hasta nosotros como “Papa Nöel”, que ha derivado en “Papá Noel”, ya que ha adoptado la ortografía hispánica, además que Noel significa “Navidad” en francés. Pero ¿cómo se relaciona con los regalos de Navidad? En la antigüedad, en Roma, se realizaban fiestas -a mediados de diciembre- en honor a Saturno (Cronos para los griegos), al final de las cuales, los niños recibían obsequios de todos los mayores. También existen otras tradiciones sobre hadas y duendes que repartían regalos a los niños en otras partes del mundo.

Ya sea leyenda, tradición o pretexto, ¿no cree que se les ve felices a los niños cuando reciben un obsequio? Aunque claro que se les debe explicar que la Navidad no es tan sólo invertir un sueldo en regalos, preparativos, cena y champaña. Hay todo un sentimiento de por medio. El estar reunidos en familia y con un espíritu navideño que no sólo es producto de los villancicos, sino que la camaradería que en algunos hogares escasea, y el darse un abrazo fraterno, son detalles que justifican el haber esperado despiertos hasta la medianoche, para celebrar el onomástico de Jesús, al menos para los creyentes católicos y demás derivados de la cristiandad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s