Afrodita… “La diosa del amor”

(Mitología griega)

Entre las deidades del Olimpo resalta por su belleza y sensualidad, Afrodita, quien es conocida como la diosa del amor, la lujuria, la prostitución y la reproducción. En la mitología romana es conocida como Venus. Según se cuenta, ella brotó de la espuma del mar cerca de Pafos (Chipre), luego que Crono cortase durante la Titanomaquia los genitales a Urano con una hoz adamantina y los arrojase tras él al mar.

Hesiodo relata que aquellos genitales fueron luego llevados por el piélago durante mucho tiempo. A su alrededor surgía del miembro inmortal una blanca espuma y en medio de ella nació una doncella ya adulta. Este mito de Venus (nombre romano de Afrodita) fue una de las representaciones icónicas de ella, famosa por la pintura de Apeles, hoy perdida, pero descrita por Plinio el Viejo en su Naturalis Historia.

Además se cuenta que Afrodita es de una generación anterior a la de Zeus. Y Homero relata en el libro V de la Iliada otra versión sobre su origen, según la cual sería hija de Dione, que fuera la diosa oracular original en Dódona. Nos cuenta Homero que Afrodita, aventurándose en batalla para proteger a su hijo Eneas, fue herida por Diómedes y vuelve con su madre, postrándose de rodillas para ser reconfortada.

Afrodita no tuvo infancia, y en todas las imágenes aparece como adulta, núbil e infinitamente deseable. En la mayoría de los mitos se le muestra vanidosa, malhumorada y sensible. Como sabemos se casó con Hefestos, dios del fuego y los metales, a quien fue infiel con frecuencia. Cabe resaltar que en la Odisea, Afrodita parece preferir a Ares, dios de la guerra.

 

Nacimiento colosal de 5 mil piezas en Tacna

La originalidad y la creatividad está inherente en los peruanos, tanto que en Tacna no se les ocurrió mejor idea que armar un nacimiento nada menos que con 5 mil piezas. Por lo cual es el más grande de la región hace ya mas de 25 años. Dicha maqueta navideña pertencece a la familia Salinas Morales, que se encuentra en el distrito de Pocollay. Además consta de 600 juegos de luces.

El nacimiento muestra las costumbres y la celebración de la Navidad en la costa, sierra y selva peruana. Por ejemplo encontramos réplicas en miniatura del Arco Parabólico, la Glorieta y la Catedral de Tacna. Asimismo, el Niño de la Espina (Arequipa), el Niño echado de espaldas (Ayacucho) y el Niño Jesús vestido con un chullo típico de la sierra.

El pesebre principal tiene las figuras de María, José, Los Reyes Magos, los pastorcitos y el Niño Jesús de tamaño monumentales, que se encuentran rodeados de animales y decenas de ángeles y arcángeles en el cielo. La familia Salinas Morales realiza este nacimiento gigante para enseñar a los visitantes a compartir con todas las personas la alegría y reflexión que se debe tener por la llegada del Niño Jesús.

¿Se puede vivir como escritor(a) en estos tiempos modernos?

Es la pregunta que ronda dentro de nuestras cabezas desde que hemos tomado la decisión de vivir de la pluma. Es un oficio que muchas veces solo se consolida luego de mucha constancia y disciplina. Y no se trata solo de escribir a diario en nuestra computadora, sino que amerita una constante capacitación, entrenamiento, socialización con escritores contemporáneos, más experimentados y sobre todo una constante costumbre a la lectura. Y este último requisito es como una obligación, pero que normalmente es un hedonismo y una gran satisfacción que no podemos dejar de practicar. En esencia para ser buenos escritores(as) también tenemos que ser buenos lectores.

Muchos de nosotros hemos empezado en la base 1 a escribir nuestros primeros textos, ya sea poemas, cuentos, crónicas. Sin embargo, esa afición con el tiempo se fue volviendo una necesidad. Casi como una catarsis que así como lo estoy sintiendo en estos momentos en que redacto este artículo, es un acto que requiere como ya he escrito de mucha constancia y esfuerzo. Ya tenemos de ejemplo a nuestro compatriota Mario Vargas Llosa, que casi vitaliciamente tiene asegurado el porvenir, por el premio que recibirá de la Academia Sueca y cómo no decirlo por su último libro “El sueño del celta”.

No obstante, hay una frase que leí hace un tiempo del desaparecido escritor portugués, José Saramago: “No busques trabajo… escribe”. Más de uno en estos momentos está sonriendo y tendrían razón en ser invadidos por una nube de escepticismo, ya que a menos que ya seas un escritor(a) consagrado(a) y reconocido(a), que hasta sales en la tele de vez en cuando, pues si no es así tendremos que reconocer que no es fácil ganarnos un lugar en las memorias colectivas, aunque sea locales. Lo más probable en algunos casos es que a lo mucho nos conozcan en nuestro barrio, y a veces solo en nuestra cuadra. Por tanto, para eso son muy útiles las presentaciones de libros masivas, para que de ese modo nos demos a conocer.

Y si es que nos promocionamos en los medios de comunicación, como lo suelen hacer muchos escritores(as) que a la vez son periodistas y/o comunicadores. Entonces, la balanza se inclina mucho más a nuestro favor. En ese caso tenemos un 50% que la gente en general al oír nuestros nombres lo asocien con nuestros rostros (en caso que nos promocionemos en la tele, youtube, etc). Sin embargo, volviendo al tema de vivir de la literatura, para los nuevos valores no basta con publicar libros, a menos que le dediquemos el 100% de nuestro tiempo y que publiquemos todos los meses. Cuestión que podría llegar a ser contraproducente para nuestra imagen.

Por lo cual no nos queda más remedio que tomar la decisión de un empleo dependiente como redactor, columnista o blogger. Y si mejor aún nos volvemos empresarios independientes, y nos va bien, entonces el asunto irá sobre ruedas. Sin embargo, sin ánimos de desanimar a nadie: “No es nada fácil volverse independiente y/o empresario”. Al experimentarlo lo comprobarán. Vivir de la pluma amerita tener muchos contactos, tanto con escritores, con medios de comunicación y hasta con editoriales económicas. Una vez que encontremos nuestro objetivo, una vez que demos el gran salto hacia la popularidad, habremos iniciado el camino hacia el reconocimiento público.

Y como lo habremos soñado más de una vez, nuestras obras pasarán a ser best sellers. Y de ahí al Premio Nobel de Literatura existe menos distancia. En conclusión, para vivir de la pluma tenemos que empezar, pero ya, ya, ya. Gracias por leer este artículo y espero les haya servido en su afán de éxito literario.

¿Qué es el alfabeto?

El alfabeto, abecedario o abecé es el conjunto de las letras en orden de un idioma. Es el grupo de las grafías utilizadas para representar el lenguaje que sirve de sistema de comunicación. Su nombre deriva de las dos primeras letras griegas alfa y beta, las cuales en hebreo y en fenicio significaban “toro” y “casa”. Cabe señalar que el alfabeto griego es una adaptación del alfabeto fenicio, que también originó el hebreo entre otros.

Algunas letras pueden recibir uno o varios diacríticos con el fin de diferenciar los sonidos de la lengua o poder evitar las ambiguedades. De igual manera, el alfabeto puede entenderse por el uso de las letras suplementarias. Las evoluciones fonéticas de una lengua se crean a un ritmo diferente de la evolución escrita.

La escritura alfabética no garantiza una correspondencia unívoca entre fonemas y grafemas. En el castellano, el alfabeto también es llamado abecedario o abecé, que deriva de las primeras letras del mismo. En matemáticas, un alfabeto es un conjunto finito y ordenado de símbolos.