Condorito: 61 años de buen humor desde Pelotillehue

Quién no recuerda al pintoresco y polifacético personaje de historietas Condorito. Aquel que llenó nuestras vidas de sano humor y que a 61 años de existencia, no ha parado de dibujar en nuestros rostros una sonrisa. Es un personaje chileno, ya que también lo es su creador, el dibujante René Ríos, a quien se le conoce como “Pepo”.

Las incontables aventuras de Condorito al lado de los clásicos personajes, como su sobrino Coné, su novia Yayita y su sobrina Yuyito. Y otros personajes como su amigo Huevoduro, Cumpa, Comegato, Pepe Cortisona (Saco de Plomo), Garganta de Lata y Ungenio, etc. Con su inseparable perro Washington nos ha traído alegría desde que éramos escolares.

Existe un monumento a Condorito junto con su perro  Washington en el parque del Llano Subercasseaux, en Gran Avenida, Santiago de Chile, el  cual es el primero de una serie de monumentos de un proyecto de la década de 1990. Dicho proyecto fue dirigido por el escritor chileno Omar Pérez Santiago.

Condorito es un personaje cuya vida se desenvuelve en su natal Pelotillehue, y por su condición de pobreza y desempleo tiene que ingeniárselas para subsistir. Incursionando en diferente oficios y personalidades como:  futbolista, boxeador masacrado, árbitro, bailarín, piloto de avión, piloto de carreras, cura, santo, monaguillo, militar, conscripto, policía, preso, gángster o asaltante, vago, nudista, mesero, cocinero, mayordomo, rico, pobre (casi siempre…), borracho, político, conferenciante, turista, caníbal, loco, superhéroe, vampiro, campesino, explorador, médico, enfermero, farmacéutico, marinero, pirata, verdugo, etc.

Por tanto, el mal llamado “pajarraco” por alguno de sus detractores del comic, es un personaje que ha crecido en nuestros anaqueles, en los puestos de periódicos, en las peluquerías, e incluso en los hospitales, dado que es un personaje entrañable y que genera expectativa, con sus clásicos “plop” en cada final del chiste. Nos ha enseñado a sobrevivir en un mundo gobernado por la pobreza y el desánimo. Sin embargo, para las élites estudiantiles su lectura representa lo más bajo y ruin que se puede hacer. Sin dejar de lado que es una historieta que ya se ha pensado para hacerla una película o una serie, lo cual ha causado un gran esfuerzo en conseguirle una voz humana al mil veces leído Condorito de Pelotillehue, en cuyos bares hacen apología de “Tome Pin y haga Pun”.

 

Video de Condorito:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s