Los fantasmas del cine Tacna

¿Cazafantasmas peruanos?Unos empresarios en cohesión con el alcalde de Lima, habían hecho remodelar el legendario y vetusto cine Tacna. Casi milagrosamente se había pintado, arreglado, implementado y reconstruido dicho local que se localiza en la avenida que lleva su nombre. Sin embargo, luego de su mediática reinauguración con bombos y platillos, casi por arte de desconocidos espíritus cinéfilos, empezaron a ocurrir circunstancias que contradecían la razón de los asistentes y de los empleados de dicho cine.

Parecía que en plena función se oían risas tenebrosas, sombras de gente que luego desaparecían, pseudo-acomodadores con linternas que se perdían en la oscuridad, y hasta películas que se cortaban en plena función. Los asistentes salían de dicho local muy molestos y un tanto asustados. Al parecer nada de lo que ocurría tenía sentido, y algunos cuidadores aseguraban que durante las madrugadas oían sonidos extraños, voces y risas a lo lejos, e incluso uno de ellos afirmó que había visto rodarse una película sin intervención de nadie, y que había sombras en las dos primeras filas delanteras.

El caso llegó a oídos de la prensa, y pronto el cine Tacna estuvo poblado de periodistas, empresarios, cinéfilos, curiosos y hasta de unos personajes que aseguraban ser “Los Cazafantasmas”. Claro que más bien serían de una versión peruana. En fin, los empresarios del cine se negaban a creer en las “mentiras” de los vigilantes y prosiguieron con las proyecciones, en que gente escéptica asistía a nuevas funciones. Las mismas en que volvían a aparecer las extrañas sombras, risas fantasmales, pseudo-acomodadores insolentes y toda clase de cincustancias anormales.

Hasta que en una función nocturna, del ecran brotaron unos brujos y brujas, que causaron gritos de terror, pero que para algunos se trataba de unos efectos especiales, producto de sus lentes tridimensionales. No obstante, el aquelarre de personajes fantasmales revoloteaba sobrevolando por todo el cine de un lado a otro, ante los ensordecedores gritos de una mayoría que quería largarse de ahí. Felízmente al fondo estaban Los Cazafantasmas peruanos, quienes armados con sus máquinas absorventes y rayos infrarrojos, lucharon en gran batalla con los brujos y brujas. Terminando por absorverlos y compactarlos, ante el alivio de los aterrados clientes y empresarios, quienes estaban más que agradecidos.

Aplaudiéndolos y oyéndose la canción de “Ghostbusters”. Sin embargo, para la alegría de ellos y para el terror de todos, en las demás salas de cine de Lima se habían reproducido más fantasmas y criaturas de ultratumba. Teniendo aquellos personajes de ahora en adelante más chamba que los propios críticos de cine. Es decir, que se había desatado la “Cinefantasmanía”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s