Día Mundial del Blogger 2010

Un espacio para los Bloggers del Perú

Ocultos bajo un simple o enigmático nombre, hoy los bloggers de todo el mundo celebran su día. Y cabe recordar que desde el año 1994 ya empezaban a circular por Internet los primeros pioneros bloggers. Es decir, que a medida que han avanzado los años el uso de los blogs se ha popularizado, expandido, globalizado y diversificado. Ya sea que escriban en ellos periodistas y comunicadores, o simplemente personas de otros rubros que tienen algo que contar.

Y es justamente como sucede con medios de comunicación como la radio, la TV o los mismos diarios, en que los especialistas de todas la ramas se aventuran a redactar y/o difundir los contenidos propios de su especialidad. Siendo una competencia para los entendidos en comunicaciones, con quienes deberían trabajar juntos para un mejor resultado en el contenido a difundir.

Hoy en día somos mucho más que hasta hace cinco años, y se visionaría que pronto los blogs resultarán toda una competencia para medios como la televisión, ya que actualmente ya lo son para las páginas web. Tan sólo se necesita tener un correo electrónico, entre otros datos básicos y ¡ya!… cualquiera puede ser un blogger. Por tanto, aprovecho esta ocasión para saludar a todos los dueños de los blogs de Blogger, WordPress, etc, ya que conformamos todos juntos una gran cantidad de seres humanos con algo que decir al mundo.

Aproximadamente hemos sobrepasado los 50 millones de blogs, y de ellos 175 mil son en castellano. Finalmente invito a los “Bloggers Peruanos” a unirse a mi grupo en Facebook, y de igual manera a los “Bloggers Latinos”. Todo con tan sólo un click. Suerte para todos y felicitaciones en sus espacios virtuales de Bitácora.

Anuncios

Primer Ministro de Cultura del Perú: Juan Ossio Acuña

El antropólogo y profesor de Filosofía, Juan Ossio Acuña, fue nombrado primer Ministro de Cultura del Perú por el presidente Alan García. Dicha nominación lo hace responsable de la administración de las actividades artísticas y culturales del país. Asimismo como el encargado de representar a los artistas e intelectuales, y promover los intereses del Ministerio de Cultura.

Ossio, actualmente labora como profesor principal de Historia y Antropología del Departamento de Ciencias Sociales de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Y ahora marcará un hito al encargarse de la cartera de cultura, que es un cargo que nace con mucha expectativa, y que es una responsabilidad ante los peruanos y ante la mirada del mundo.

Esperemos que sepa asumir con idoneidad y lucidez el flamante ministerio, que es la imagen de nuestra idiosincrasia y que tenemos todos, el deber cívico de respetarla, promoverla y difundirla.

Visita a toda una Zoociedad: “El Parque de las Leyendas”

Ya serán unos veintitantos años que no visitaba el tan bien ponderado “Parque de las Leyendas”, uno de los más populares zoológicos de la capital. Justamente fue hace un año en que mi hermano menor nos facilitó pases a mi papá y a mí para poder deleitarnos una vez más con los variados y muy pintorescos animales de todo tipo. Recuerdo casi borrosamente que de la Av. La Marina hacia la puerta del Parque se situaban numerosos vendedores de artesanías y toda clase de souvenirs, es decir, recuerdos en general.

Actualmente ya no pululan estos comerciantes y más bien antes de llegar a las boleterías han construido una fachada con puertas de acceso para peatones y para automóviles. Luego de canjear los pases ingresamos y vinieron a nosotros toda clase de recuerdos del pasado. Además conforme fuimos enrumbando a las diferentes zonas notamos que ya no eran ni las mismas jaulas y de hecho ya ni los mismos animales. Primero dimos una vuelta por la Zona Internacional. Y no dejo de pensar en aquella ardillita que se paseaba por todas partes. También vimos a los felinos salvajes. Por suerte llevamos la cámara fotográfica y pudimos captar las imágenes de la mayoría de especímenes.

Pero volviendo a los felinos, en este caso había un león que caminaba en su jaula de un lado para otro, dificultando la toma fotográfica y recordándome que algunos expositores son como ellos inclusive yo jaja. Bien, además de aquellos tigres y leones había búfalos de un tamaño enorme, que bien podían ser la presa de muchos gatos salvajes. Justo salió el sol y la gente empezaba a poblar los vericuetos del Parque. Cuando llegamos vimos a unos escolares casi de Kinder, quienes en fila india seguían las indicaciones de sus profesores. Seguro que para ellos todo les parecería enorme y gigantesco. Vimos también diferentes clases de osos. Había pardos, de anteojos y otros más. Aunque creo que los que más estaban sufriendo por aquellos rayos solares serían los pingüinos, que estaban situados en un escenario que asemejaba los iglúes, pero de piedra o ladrillos. Ellos estaban acompañados de un ave más, pero no sé si era alcatraz o pelícano, quien se deleitaba con los pescados que seguramente los cuidadores les habrían arrojado. Así salimos de la Zona de la Costa.

Mientras todo esto pasaba por nuestras miradas, yo seguía tomando fotos, aunque posteriores animales que eran muy movedizos, que no se les podía tomar la foto. Pasado el mediodía fuimos a almorzar, pero previamente habiendo cruzado aquel puente que de chico nos parecía gigantesco. Ahora ya no estaba tan grande y también nos tomamos fotos con él. Almorzamos y nos salió al encuentro mi hermano, que trabaja hace un buen tiempo en el Parque. Y mientras mi papá y yo almorzábamos nuestro plato de pescado frito con lentejas, mi hermano iba viendo las fotos ya tomadas y nos comentaba los animales que iba reconociendo. Luego se fue a continuar con su trabajo, pero ya nos había guiado cómo continuar nuestro periplo.

De la entrada fuimos hacia la derecha, ingresando a la Zona de la Sierra, donde pudimos observar múltiples vicuñas. Muy atractivas por su porte y gran lanaje. También vimos variados tipos de aves, pero cómo no recordar al legendario cóndor andino, al cual podíamos ver en toda su dimensión en aquellos años en que los veíamos como pterodáctilos, volando de un lado a otro de una enorme jaula, que ahora ya no está. Estas aves señoriales prácticamente nos representan al igual que el Gallito de las Rocas.

Lamentablemente hubo jaulas que brillaban por su soledad. Quizá porque las estaban limpiando o simplemente ya no había un animalito que las more. No deseo dejar de contarles la variedad de vegetación que apreciamos y que muchas veces pasa desapercibida y me refiero a aquellas plantas en cuyas cercanías tienen escrito su nombre. Mucha gente ni los lee, pero también tendrían que ser tomadas en cuenta como parte del atractivo turístico.

La parte de la Zona de la Selva es como siempre pintoresca con la entrada con muchos árboles y plantas exóticas. Aquí continuamos viendo variados animales como los otorongos, pero estos no eran del parlamento, más bien con ellos deberían llevarlos a los otros. A estas alturas el sol empezaba a tostar las carnes de la gente y de los animales, pero con la emoción del paseo, esta molestia sólo era parte del esfuerzo por ver a todas las clases de aves, monos, reptiles, etc. A propósito, al iniciar el periplo me fotografiaron con la compañía de fondo de la jirafa del Parque, que a primera vista parecía un monumento sin más movimiento que de la boca y las orejas, y ahora que recuerdo más bien no vi elefantes, que de seguro ya no serían los mismos que los de antaño. A esas alturas los relojes ya marcaban las dos de la tarde con treinta minutos. Y vimos cumplido nuestro objetivo de visitar todo el Parque, o al menos un noventa por ciento. Ya estábamos con la garganta seca y con el cuerpo sucumbido, con ganas de regresar a casa, un buen baño y a descansar por varias horas.

Para haber sido una visita gratis fue bien aprovechada y de acá no sé cuando volveré a visitar este zoológico. Espero que no sea hasta después de mucho tiempo cuando tenga que traer a mis propios hijos, pero si así fuera siempre habrá el reemplazo de tanto ser vivo que debería estar en libertad, pero para protección del hombre los mantienen encerrados, formándose a su entorno muchas fábulas que son todo un cúmulo de fantasías del glorioso y siempre interesante “Parque de las Leyendas”.

Los fantasmas del cine Tacna

¿Cazafantasmas peruanos?Unos empresarios en cohesión con el alcalde de Lima, habían hecho remodelar el legendario y vetusto cine Tacna. Casi milagrosamente se había pintado, arreglado, implementado y reconstruido dicho local que se localiza en la avenida que lleva su nombre. Sin embargo, luego de su mediática reinauguración con bombos y platillos, casi por arte de desconocidos espíritus cinéfilos, empezaron a ocurrir circunstancias que contradecían la razón de los asistentes y de los empleados de dicho cine.

Parecía que en plena función se oían risas tenebrosas, sombras de gente que luego desaparecían, pseudo-acomodadores con linternas que se perdían en la oscuridad, y hasta películas que se cortaban en plena función. Los asistentes salían de dicho local muy molestos y un tanto asustados. Al parecer nada de lo que ocurría tenía sentido, y algunos cuidadores aseguraban que durante las madrugadas oían sonidos extraños, voces y risas a lo lejos, e incluso uno de ellos afirmó que había visto rodarse una película sin intervención de nadie, y que había sombras en las dos primeras filas delanteras.

El caso llegó a oídos de la prensa, y pronto el cine Tacna estuvo poblado de periodistas, empresarios, cinéfilos, curiosos y hasta de unos personajes que aseguraban ser “Los Cazafantasmas”. Claro que más bien serían de una versión peruana. En fin, los empresarios del cine se negaban a creer en las “mentiras” de los vigilantes y prosiguieron con las proyecciones, en que gente escéptica asistía a nuevas funciones. Las mismas en que volvían a aparecer las extrañas sombras, risas fantasmales, pseudo-acomodadores insolentes y toda clase de cincustancias anormales.

Hasta que en una función nocturna, del ecran brotaron unos brujos y brujas, que causaron gritos de terror, pero que para algunos se trataba de unos efectos especiales, producto de sus lentes tridimensionales. No obstante, el aquelarre de personajes fantasmales revoloteaba sobrevolando por todo el cine de un lado a otro, ante los ensordecedores gritos de una mayoría que quería largarse de ahí. Felízmente al fondo estaban Los Cazafantasmas peruanos, quienes armados con sus máquinas absorventes y rayos infrarrojos, lucharon en gran batalla con los brujos y brujas. Terminando por absorverlos y compactarlos, ante el alivio de los aterrados clientes y empresarios, quienes estaban más que agradecidos.

Aplaudiéndolos y oyéndose la canción de “Ghostbusters”. Sin embargo, para la alegría de ellos y para el terror de todos, en las demás salas de cine de Lima se habían reproducido más fantasmas y criaturas de ultratumba. Teniendo aquellos personajes de ahora en adelante más chamba que los propios críticos de cine. Es decir, que se había desatado la “Cinefantasmanía”.

El ermitaño adivino

Un ermitaño que vivía a veces en una cueva y otras veces hasta dormía en el follaje donde le cayera el sueño, estaba bendecido con el don de la adivinación. Por lo que ciertas veces, algunas personas que lo conocían y que les habían contado de sus facultades, acudían a verlo, teniendo que sortear lo agreste e impenetrable del camino hasta encontrarlo. Generalmente estaba haciendo yoga en su caverna, u otras veces se las había arreglado para conseguir tintes de algunas plantas, con las que pintaba imágenes de fantasía, en que dejaba libre su total creatividad.

Pero cierto día, fue a verlo un rey de Grecia, el cual estaba marcado su destino, ya que otros adivinos le habían vaticinado que uno de sus hijos le daría muerte. Y le explicó al ermitaño los detalles de su caso, a lo que el adivino de la caverna, viendo en sus ojos la tragedia, decidió que no era conveniente alarmarlo. “Vaya tranquilo, su altesa…usted no va a ser asesinado por ninguno de sus herederos”, le dijo el ermitaño. Por lo que el rey, sabiendo de su habilidad infalible le hizo caso, no sin antes premiarlo con un puñado de rubíes.

A las dos semanas, en el palacio de dicho rey, anunciaban su muerte por intoxicación. Y efectivamente no fue asesinado por ninguno de sus herederos, sino que murió por la lasaña envenenada que le dio a probar uno de sus hijos, quien estaba desterrado de las ingentes posesiones hereditarias de aquel rey griego. Y el ermitaño efectivamente no se equivocó, y con los rubíes que le regaló el difunto rey se fue a la ciudad más cercana, y habiendo transformado su imagen de pies a cabeza se casó con una princesa, que por azares del desrtino era la hija del rey envenenado.

Destino

Todos buscan tu parada final,

oh, majestoso faraón de lo incierto,

mas otros tantos rechazan tu existencia,

entonces yo me pregunto sin más tino,

¿eres rey o sólo alegoría del futuro?

Y si en realidad existes, ¿dónde es tu oficina?,

¿cómo se te ubica en el mapa?,

y más aún ¿cómo te podría dibujar?

o eres un espíritu del azahar sin rostro.

En fin, hasta luego, invento legendario,

que encuentres tu esencia y la del universo ucrónico.

Soliloquios de un escritor bionírico

Un día más que el astro rey alumbra el hemisferio sur y un día menos en el calendario gregoriano que hay que usufructuar como buen escritor productivo. Luego de un buen desayuno y unos abs para no perder la costumbre, tenemos nuevamente la hoja en blanco en la pantalla de la computadora. Para unos la oportunidad de iniciar una nueva historia, para otros continuar la ilación de un relato ya formado, y para otros tantos sólo la oportunidad de esculpir en aquel lienzo electrónico las aventuras más alucinantes que puede imaginar cualquiera de nosotros.