Entre Quijotes

Don Quijote

Si llegase el gran hidalgo,

buscaría su revancha,

con rocín y fiel galgo,

Lima sería La Mancha.

 

Lo primero que él haría,

encontrar su Dulcinea,

y en las plazas gritaría,

todo lo que planea.

 

El novelesco cabalgante,

de yelmo y armadura,

al galope de Rocinante,

crearía su aventura.

 

En la casa del alcalde,

pediría lo nombren caballero,

esta vez sería en balde,

perseguido en patrullero.

 

Montado en mi corcel,

rastrearía a Don Quijote,

volviéndome un doncel,

no habría a quien derrote.

 

A falta de enemigos,

de su mente sacaría,

atacar a mendigos,

que luego mataría.

 

Entraría en el Congreso,

protestando fervoroso,

alegatos sin progreso,

recitante clamoroso.

 

Luego ya en Palacio,

con locura extremada,

lucharía cual reacio,

al rescate de su amada.

 

Ya en lecho de muerte,

sintiendo su decadencia,

me desearía gran suerte,

en motín a presidencia.

 

Juan Mujica – 1999

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s